Hoy centraremos en el estándar y certificación Passivhaus y cuál es la metodología que sigue este estándar. Trataremos también las grandes diferencias que hay con respecto a las otras certificaciones voluntarias como puede ser LEED.

¿De dónde viene el concepto de las casas pasivas?

Las casas pasivas empezaron a estudiar principalmente en Alemania sobre los años 80. El estándar Passivhaus fue formulado de forma oficial sobre el 1988 por el profesor Wolfgang Feist del Instituto Alemán de Edificación y Medioambiente. Bo Adamson de la Universidad de Lund, en Suecia, tuvo también particular relevancia en la consecución de una serie de documentos relacionados con el Passivhaus.

En su esencia, se trata de una construcción con un consumo energético muy bajo, y que ofrece durante todo el año una temperatura ambiente confortable sin la aplicación de la calefacción convencional.

LEED vs Passivhaus: Conceptos generales relacionados con edificios sostenibles

Antes de seguir con la certificación Passivhaus, deberíamos recordar algunas de las definiciones que tenemos sobre edificios sostenibles según la certificación voluntaria LEED.

Primero, un edificio sostenible es aquel que cuenta con “una estructura eficiente en los recursos empleados, saludable para sus ocupantes, que maximiza el retorno de la inversión en su ciclo de vida, y a través de su eficiencia produce una ligera huella en el planeta”. Aquí lo importante es fijar que la palabra “eficiencia” es una de las palabras clave cuando se habla de la certificación Passivhaus. Otras muchas palabras importantes son: recursos empleados, saludable, retorno de inversión, etc.

Otra de las definiciones que podemos encontrar sobre sostenibilidad en la certificación LEED es sobre las prácticas de proyecto y construcción que reducen significativamente o eliminan el impacto negativo de los edificios en el ambiente y en los ocupantes. También deberían ser rentables en cinco áreas amplias: la planificación sostenible de la parcela,  velar por el agua y la eficiencia en el agua, eficiencia energética y energía renovable, conservación de materiales y recursos, y calidad ambiental interior.

Un edificio con certificación LEED proporciona beneficios para los promotores, en la explotación, beneficios sociales y medioambientales. En cuanto a consumo energético, se puede reducir entre 24-50% de energía, en cuanto a las emisiones CO2, se reduce de entre 33-39%, en cuanto al consumo del agua, se reduce un 40% y en cuanto a eliminación de residuos de construcción, un 70%.

¿Qué es el estándar Passivhaus?

Dr Wolfgang Feist definió Passivhaus de la siguiente manera: “Es un método de diseño de edificación de manera que tenga tan poca necesidad de energía que no necesite un sistema propio de calefacción y refrigeración. De este modo el resto de energía necesaria se puede aportar mediante el sistema de renovación mecánica de aire higiénico.“

Basándonos en esta definición, podemos decir que la gran diferencia entre una definición de planes sostenibilidad LEED y un estándar Passivhaus es que el último exclusivamente se refiere a la necesidad de energía, a la energía necesaria que debe de aportar al sistema y de las renovaciones mecánicas de aire higiénico.

Por tanto, no es una visión general de las necesidades medioambientales y de sostenibilidad. O en otras palabras, el estándar Passivhaus es un estándar exclusivamente de eficiencia energética y no se tratan los temas de landscape, ni de ahorro de agua, ni de irrigación, ni de transporte de trabajadores al edificio, ni de localización del edificio, etc.

Para resumir, el estándar Passivhaus no se efectúa un análisis holístico del edificio ni un análisis global del ciclo de vida de la construcción. Solo y exclusivamente se preocupa de la demanda de energía del edificio durante su vida útil que por otra parte es sólo una parte de la energía total que precisa el edificio. Si pensamos en toda la energía necesaria en la fabricación de materiales que se utilizan en la construcción y hasta su derribo.

Siguiendo con la definición por lo tanto podemos decir que una casa pasiva está basada en el esfuerzo de reducir al máximo la demanda de energía de ese edificio y el principal valor que vamos a tener es la rigurosidad con la que estamos ejecutando el diseño, los cálculos y las obras.

¿Cuáles son los principios básicos de Passivhaus?

1. Eliminación de puentes térmicos

El primero de los principios básicos es la eliminación de puentes térmicos. Puentes térmicos son aquellos puntos en los que la envolvente de un edificio se debilita debido a diferentes cuestiones. Por ejemplo, debido al cambio de composición de un material o al encuentro de diferentes planos o elementos constructivos del edificio.

Por lo tanto, un correcto planteamiento en el diseño de un edificio permitirá eliminar todo este tipo de puntos débiles y minimizar de esta manera las pérdidas de energía. El objetivo con Passivhaus sería minimizar puentes térmicos en toda la envolvente permitiendo continuidad del aislamiento ya que los puentes térmicos además generan puntos fríos en el interior que pueden producir humedades.

2. La carpintería de altas prestaciones

La carpintería refiere a las zonas más débiles de la envolvente por lo que sus secciones están muy estudiadas para los edificios Passivhaus. Requieren de la utilización de ventanas y puertas de altas prestaciones aisladas. En el caso de las ventanas se utilizan hasta dos y tres capas de paneles. Para garantizar la baja transmitancia térmica, un aislamiento acústico y un reflejo mantenimiento de la energía en las diferentes estaciones, en los vidrios se puede usar cámara rellena con gas inerte. Esta parte de carpintería de altas prestaciones es muy importante a la hora de evaluar lo que determina un Passivhaus.

3. Estanqueidad del aire

La mayor parte de la energía de una edificación se pierde por convección, es decir por el movimiento de fluido. En este caso del aire entre el interior y el exterior y no por conducción. Es una transferencia de calor a través varios materiales.

Passivhaus dice que es fundamental garantizar la estanqueidad al aire exterior y para esto hay que minimizar las infiltraciones. Para minimizar las infiltraciones lo que hay que conseguir es una envolvente lo más hermética posible. Hay que estudiar muy bien y en detalle cuáles son los encuentros entre estructuras, cuáles son los encuentros en materiales, cuáles son los materiales que tenemos que incorporar a esas
envolventes, tanto para fachadas, cubierta y suelo que garanticen esa estanqueidad
contra diferentes fluidos.

4. La ventilación mecánica con recuperación de calor

Passivhaus nos dice que necesitamos crear una envolvente estanca de la vivienda. Por otra parte sabemos que también por motivos de salud necesitamos introducir aire del exterior para garantizar las renovaciones de aire interior. Por eso mismo, según Passivhaus, hay que instalar una ventilación mecánica de doble flujo. Eso nos permitirá recuperar energía y
minimizar las pérdidas energéticas hasta el punto de que en ciertos climas la recuperación de calor es incluso suficiente para garantizar o climatizar los edificios utilizando exclusivamente la ventilación mecánica.

Además de esto tiene otra ventaja: la ventilación mecánica proporciona es el control del aire que te metemos del exterior para controlar también la contaminación que introducimos dentro de la casa. Por lo tanto la tracción mecánica es un punto crítico en cuanto a la certificación Passivhaus.

Otros principios

Se puede hablar también de los otros puntos importantes relacionados con la certificación Passivhaus. Como el aprovechamiento de las ganancias de calor internas generadas por las personas y por los electrodomésticos, la iluminación. Todo esto forma parte del balance energético del edificio y de la misma manera que formaba parte la protección en verano frente al exceso de radiación solar.

También es importante una modelización energética de las ganancias y pérdidas que se realiza mediante una simulación con un software adecuado, como el Passivhaus planning pack.

Requisitos para una certificación PassivHaus:

Si hablamos de los requisitos necesarios para una certificación Passivhaus podemos diferenciar dos tipos: directos e indirectos. Dentro de los requisitos directos son los requisitos para realizar una solicitud de certificación energética de carácter general en el cual pues nos intervienen:
DEMANDA DE CALEFACCIÓN < 15 kWh/(m²a)
DEMANDA DE REFRIGERACIÓN < 15 kWh/(m²a)
DEMANDA EN ENERGÍA PRIMARIA, que afecta a calefacción, agua caliente y electricidad, menor de 120 kWh/(m²a)
ESTANQUIEDAD menor de 0,6 renovaciones de aire por hora

Hablando los requisitos indirectos podemos hablar de diferentes tipos como de confort, funcionalidad, higiene, eficiencia.