In Sin categorizar

Zigurat Global Institute of Technology participó en la convocatoria de licitaciones para el proyecto ESPON METRO por medio de algunos de sus profesores del Máster Internacional Smart City Management de Europa y Estados Unidos. Además, Knowurbannet, colaborador de Zigurat en materia de ciudades inteligentes, también desempeñó un papel importante en la coordinación de los profesores y en la dirección de la propuesta.

El proyecto ESPON METRO

El proyecto analiza y compara el papel de la política de cohesión en el proceso de planificación y aplicación de las políticas metropolitanas, abordando experiencias y prácticas, así como su impacto territorial en los nueve territorios interesados. El objetivo es contribuir al uso extendido de las pruebas territoriales, añadiendo una perspectiva europea al desarrollo de políticas a nivel nacional, regional y local en el marco del programa ESPON 2020, bajo el «Objetivo específico 2T». Transferencia de conocimientos mejorada y utilización de apoyo analítico». Los stakeholders en el proyecto ESPON METRO son:

  • Ciudad Metropolitana de Turín.
  • Área Metropolitana de Barcelona.
  • Área Metropolitana de Lisboa.
  • Municipio de la ciudad de Brno.
  • Área Metropolitana de Gdańsk-Gdynia-Sopot.
  • Municipio de Florencia.
  • Métropole de Lyon.
  • Región de Bruselas-Capital.
  • Departamento de Desarrollo de la Ciudad de Riga.

El objetivo de ESPON METRO es proporcionar pruebas sobre cómo las áreas metropolitanas pueden contribuir a alcanzar los objetivos específicos de la Política de Cohesión mediante políticas  públicas, y asesora sobre cómo tener en cuenta los diferentes aspectos. Por lo tanto, el principal resultado será una lista realista de recomendaciones sobre política, basadas en pruebas. También sobre cómo lograr los objetivos de desarrollo socioeconómico y territorial integrado en las áreas y ciudades metropolitanas de stakeholders que participan en el METRO, destacando su conexión con la Política de Cohesión.

El consorcio de la propuesta está formado por SOGES S.p.A. (Italia), Zigurat Global Institute of Technology (España), PPLL Consult (Portugal), Welcomeurope (Francia), Instituto de Geografía y Organización Espacial de la Academia Polaca de Ciencias (Polonia), Aretian Urban Analytics and Design (Estados Unidos), Fundació Privada Knowledge Innovation Market – KIM BCN (España), Universidad Mendel de Brno (República Checa) e Urban Institute  (Letonia).

El contexto socioeconómico e institucional

En 2012-2013, las áreas metropolitanas de más de 1.000.000 de habitantes generaron alrededor del 47% del PIB. Si se consideran todas las áreas metropolitanas, la cifra alcanzó alrededor del 68% del PIB (EUROSTAT, 2016). Es probable que las áreas metropolitanas, especialmente las más grandes, tengan una población con un nivel de educación más alto que otras áreas y ofrezcan un entorno particularmente favorable a la introducción de nuevas ideas y a la creación de nuevos productos. Su territorio puede ser un terreno fértil para una mano de obra creativa y capacitada, agrupaciones especializadas de actividad económica, universidades e institutos de investigación. 

En este sentido, las regiones metropolitanas se consideran centros de crecimiento económico. Sin embargo, uno de los principales desafíos está relacionado con la fragmentación/dispersión del poder. Las áreas metropolitanas están gobernadas por diferentes entidades locales o regionales y otras estructuras que se encargan de su desarrollo económico y espacial. En este contexto fragmentado, ninguna de esas estructuras gubernamentales tiene el poder y los instrumentos necesarios para hacer frente a los desafíos y las oportunidades a fin de apoyar un modelo integrado de desarrollo. Las estructuras institucionales y las prácticas de gobernanza suelen estar orientadas hacia un modelo urbano radial centrado en el núcleo, lo que puede colocar a las zonas periféricas en una posición de dependencia en sus relaciones con las ciudades centrales.

En un estudio de la OCDE de 2015 se sostiene que las áreas metropolitanas con estructuras de gobernanza fragmentadas tienden a tener niveles de productividad más bajos. Para un determinado tamaño de población, un área metropolitana con el doble de municipios se asocia con una productividad más baja, de alrededor del 6%. Este porcentaje se reduce casi a la mitad siempre que hay un órgano de gobierno a nivel metropolitano. El reconocimiento del papel de las áreas y ciudades metropolitanas en el ámbito de la cohesión puede contribuir al objetivo final de un desarrollo socioeconómico territorial equilibrado. Los recursos de la UE relacionados con la política de cohesión que tienen un impacto en las áreas y ciudades metropolitanas, se gestionan a menudo a nivel regional y nacional. Es así como existe un desajuste entre la población y el PIB de las áreas y ciudades metropolitanas y la cantidad de recursos de la política de cohesión gestionados directamente por las áreas y ciudades metropolitanas. Todo esto tiene consecuencias en la eficacia de las políticas de la UE en esos territorios. A pesar de su importancia en el desarrollo del territorio europeo, las áreas y ciudades metropolitanas no son los principales actores en el diseño de programas y estrategias para aplicar la política de cohesión

La experiencia del período de programación de 2007 a 2013, mostró que las ciudades y las zonas urbanas participaban a nivel de proyecto como beneficiarios. En el actual período de programación de 2014 a 2020, la política de cohesión ha reforzado su papel al reconocer la importancia de las ciudades y los pueblos en las prioridades específicas de inversión. Sin embargo, el papel de las ciudades y su influencia en el diseño de los programas parece que se han limitado. Las áreas y ciudades metropolitanas pueden desempeñar un papel crucial en la aplicación del desarrollo urbano y territorial sostenible, de acuerdo con los principios del desarrollo territorial integrado, adoptando una perspectiva basada en el lugar y aplicando instrumentos de política adecuados, como las inversiones territoriales integradas (ITI). Sin embargo, la posibilidad de utilizar estos instrumentos se decide a menudo a nivel nacional. 

Este análisis específico de ESPON pretende apoyar a las áreas y ciudades metropolitanas en el esfuerzo por mejorar su papel en el proceso de toma de decisiones, relacionadas con el período de programación posterior a 2020. Y a la vez, aplican el Pacto de Ámsterdam, la Agenda Urbana para la UE y la renovada Carta de Leipzig sobre Ciudades Europeas Sostenibles.

Recent Posts

Start typing and press Enter to search