In Sin categorizar

La brecha de género en la industria de la construcción no sólo es una realidad reconocida en todo el mundo, sino que además tiene todavía un largo camino por recorrer.

Y es que los números hablan. Según datos de la EPA (Encuesta de Fuerza de Trabajo), las mujeres representan un 8,7% de los empleados del sector de la construcción, frente al 91,3% de hombres. ¿Qué barreras existen actualmente para la inserción de una mujer en el sector de la construcción? ¿Es la maternidad un obstáculo para su desarrollo profesional? ¿Se infravalora la figura de la mujer en un sector tradicionalmente masculino?  

Para encontrar respuesta a estas cuestiones, hemos preguntado a algunas de nuestras alumnas que han luchado por hacerse un hueco en empresas de la industria de la construcción de distintos países.

La (escasa) presencia de mujeres en la ejecución de un edificio

Cuando les preguntamos si consideran que la mujer está infravalorada en el sector de la construcción, todas ellas, independientemente del país del que proceden, coinciden en la respuesta: Sí. Si bien es cierto que todas también comparten una percepción de cambio, sobre todo en empresas pequeñas y fuera de la obra.

“Es cierto que cada vez hay más mujeres arquitectas e ingenieras, pero su presencia no es homogénea a lo largo de todo el proceso de concepción y ejecución de un edificio”, nos explica Lidia María Díaz, originaria de Honduras y residente en Francia, donde está liderando el primer proyecto BIM en Costa de Marfil.

El liderazgo: ¿Una cuestión de género?

La gestión y el liderazgo de equipos en el sector de la construcción sigue estando mayoritariamente en manos de los hombres. Sin embargo, nuestras entrevistadas consideran que “las mujeres estamos perfectamentes capacitadas para liderar y, cuando nos dejan, lo demostramos”, en palabras de Helena Goñi, ingeniera industrial y calculista de estructuras española.
“Considero que los hombres siguen teniendo más autoridad a la hora de liderar un equipo. A ellos, los hombres, se les presupone el liderazgo; nosotras, las mujeres, lo tenemos que demostrar día a día con nuestro trabajo y esfuerzo”, reivindica la española Rebeca Enríquez, Ingeniera de Caminos, Canales y Puentes. Algo que confirma Marta Pallarés, BIM Manager y VCT Engineer en el Reino Unido: “Las mujeres deben demostrar su valía para ser reconocidas en un sector donde la mayoría de decisiones son tomadas por hombres.”

En una mesa de reuniones en las que hay grandes tomas de decisiones, “son ellos los que ocupan casi todos los sillones, son ellos los que tienen la mayor parte de la voz y los que lideran la mayor parte de equipos”, concluye Rebeca Enríquez.

Y precisamente sobre esto, nos ha hablado Lidia Díaz, quien lo ha experimentado  en primera persona: “Como especialista en la coordinación de estudios durante la fase de ejecución muy a menudo soy la única mujer que se encuentra en la mesa.”

Salario y género: principales barreras en la carrera profesional de una mujer

Que existe una brecha salarial entre hombres y mujeres no es nada nuevo. Las mujeres ganan el 95,7 por ciento de lo que ganan los hombres en la construcción. Este es uno de los aspectos que más preocupa las profesionales: “Nuestro salario es inferior al de los hombres, ejerciendo los mismos puestos y teniendo las mismas responsabilidades”, sentencia Rebeca Enríquez, a lo que Lidia Díaz añade su experiencia: “Siempre he ganado menos que mis compañeros (hombres), a pesar de tener más experiencia y responsabilidades”, nos confiesa.

A esta desigualdad económica, se le suma el factor del género. Ser mujer dificulta la inserción laboral por el hecho de ser mujer, algo que Lidia Díaz resolvía de la siguiente forma en los inicios de su carrera: “Enviaba mis CV sin nombre, ni género para asegurarme que la selección se basaba en mis capacidades y experiencia.”

La maternidad y su repercusión

“Mientras exista diferencia salarial entre hombres y mujeres, ante la dificultad de conciliación de la vida laboral y personal, si uno de los padres debe dejar de trabajar, será la mujer, por un tema puramente económico”, reflexiona Helena Goñi cuando le preguntamos si la maternidad puede ser un obstáculo en la carrera profesional de las mujeres.

Marta Pallarés lo tiene claro: “Es un obstáculo sin duda, ya que tenemos que hacer una pausa en nuestra carrera profesional, a diferencia de los hombres, que pueden continuar con su profesión sin cambios.”

Lidia Díaz es más optimista: “No creo que la maternidad sea una barrera en la carrera de una mujer, pero lo cierto es que muchas mujeres esperan a alcanzar cierta posición profesional para tener un bebé.” Actualmente trabaja en una empresa donde muchas mujeres ocupan cargos de poder. Una de ellas, será madre en muy poco tiempo y todo el equipo se siente muy feliz de recibir a su primer “BabyBIM”.

Inspiración para las nuevas generaciones

Los estudios sobre la evolución del mercado laboral apuntan que un número significativo de los puestos de trabajo que se crearán en el futuro requerirán de conocimientos en ingeniería y tecnología. Si tenemos en cuenta que además se corresponden con las denominadas posiciones de poder, bien remuneradas y con un alto reconocimiento social, es preocupante la desigualdad de género que tenderá a acentuarse si no se corrige la participación de mujeres en estas titulaciones universitarias.

Lo que se necesita, según coinciden las expertas, es una mayor visibilización del trabajo de las científicas, que sirva de ejemplo a las nuevas generaciones.

¡Aquí os dejamos nuestra aportación! Mensajes de mujeres profesionales que están contribuyendo a un sector más justo, más igualitario y, en definitiva, mejor.

“Quiero animar a todas las mujeres a seguir sus sueños, una carrera exitosa y una vida personal exitosa siempre debe coexistir.” Lidia Díaz, Francia

“La perseverancia tiene recompensa. Hoy no estaríamos donde estamos si no fuera por las mujeres que lucharon en un pasado.” Helena Goñi, España

Recent Posts

Start typing and press Enter to search