En ocasiones podemos encontrarnos con situaciones extrañas o contradictorias cuando analizamos el resultado de la simulación energética de inmuebles con las mismas, o prácticamente las mismas, características técnicas de construcción (envolvente térmica, instalaciones térmicas, orientación, zona climática, ventilación, etc.), como puede ser el caso de dos pisos pertenecientes al mismo bloque de viviendas.

Esto se debe básicamente al procedimiento utilizado en la toma de datos “in situ” del inmueble (con mayor o menor detenimiento, con mayor o menor conocimiento en la materia, con mayor o menor precisión) y en la recopilación de información relativa al proyecto ejecutivo de la edificación. Todos estos datos son necesarios para realizar la simulación energética del inmueble del modo más preciso posible, independientemente del procedimiento reconocido utilizado para la evaluación del Certificado de Eficiencia Energética (de ahora en adelante CEE).

Como el movimiento se demuestra “andando”, vamos a realizar la comparativa del resultado del Certificado de Eficiencia Energética de dos pisos pertenecientes al mismo bloque de viviendas:

  • Vivienda en segunda planta, letra A (Vivienda 2A)
  • Vivienda en tercera planta, tetra A (Vivienda 3A)

 

certificación de eficiencia energética Máster zigurat

Fachada del edificio: año construcción 2005

 

Ambas viviendas tienen: la misma superficie útil habitable, la misma distribución, la misma orientación en el edificio, las mismas soluciones constructivas (fachadas, huecos, etc.), las mismas instalaciones térmicas, la misma altura, la misma demanda de ACS…, solamente se diferencian en que una pertenece a la planta 2 y otra a la planta 3 (planta 1 y planta 4 son también plantas de viviendas, todas las plantas con la misma distribución). Por tanto, analizando el resultado del Certificado de Eficiencia Energética de cada uno de los pisos, ¿por qué la “Vivienda 2A” obtiene una letra E y la “Vivienda 3A” obtiene una letra D?

Si utilizamos un procedimiento simplificado para comparar la calificación energética para cada una de las viviendas (en este caso se utiliza el programa CE3X), veremos como el resultado obtenido para la “Vivienda 3A” es más favorable que el indicado para la “Vivienda 2A”. Atendiendo principalmente a dos factores que influyen en los resultados globales del CEE, hablamos de la precisión en la toma de datos de  y de la forma de introducir dichos datos en el programa CE3X, procedemos al análisis comparativo de caso propuesto. Para la “Vivienda 2A”, por parte de un técnico certificador, se consigue un indicador global de emisiones CO2 mayor y distinto que el logrado para la “Vivienda 3A”, por parte de otro técnico certificador.

 

calificación energética de edificios Máster zigurat

Indicador global de emisiones de CO2 “Vivienda 2A”

calificación energética de edificios Máster Internacional en Climatización (HVAC) con Eficiencia Energética zigurat

Indicador global de emisiones de CO2 “Vivienda 3A”

Los principales valores diferenciadores son los que se indican a continuación para cada una de las viviendas.

Vivienda 2A:

  • Fachada (Sur): Por defecto
  • Huecos (Salón-Cocina, Dormitorio 1 y Dormitorio 2): Estimado (Vidrio doble y marco metálico sin RPT; Permeabilidad poco estanco; Sin dispositivos de protección solar)
  • Instalaciones: Caldera a gas centralizada para ACS y calefacción, acumulación centralizada de ACS (temperaturas de consigna bastante altas

Vivienda 3A:

  • Fachada (Sur): Estimada (Doble hoja con cámara / Cámara de aire no ventilada / Sin aislamiento)
  • Huecos (Salón-Cocina, Dormitorio 1 y Dormitorio 2): Estimado (Vidrio doble y marco metálico con RPT; Permeabilidad estanco; Con dispositivos de protección solar)
  • Instalaciones: Caldera a gas centralizada para ACS y calefacción, acumulación centralizada de ACS (temperaturas consigna más bajas)

Como podemos observar, tenemos una diferencia de emisiones de CO2 de:

(46,1 kgCO2/m2) – (30,7 kgCO2/m2) = 15,4 kgCO2/m2

Estamos hablando aproximadamente de un 33% menos de emisiones de CO2 en la “Vivienda 3A” que en la “Vivienda 2A”, alcanzado una letra D para la calificación de eficiencia energética en la “Vivienda 3A”. Simplemente lo que refleja esta situación es la importancia que cobran los conocimientos y la especialización, en materia de eficiencia energética, por parte de cada uno de los técnicos certificadores.

En el supuesto en el que existiese un impuesto asociado a la eficiencia energética para cada uno de los inmuebles existentes en nuestro parque edificatorio (muchos de nosotros todavía seguimos pensando que algún día esto sucederá), entonces ya no nos tomaríamos tan a la ligera y con tanto “cachondeo” este trabajo profesional tan importante, no solo de cara al cliente, sino también de cara a los datos estadísticos que maneja el estado (y cada uno de los estados miembros de la UE) en la lucha contra la reducción de emisiones de CO2, con el fin de concentrar todos los esfuerzos en alcanzar el máximo equilibrio entre la sostenibilidad ambiental y las necesidades energéticas del conjunto de ciudadanos.

 

 

 

certificación de eficiencia energética Máster Internacional en Climatización (HVAC) con Eficiencia Energética zigurat

 

Gracias por inscribirte. Comenzarás a recibir nuestras novedades en tu bandeja de entrada
Parece que hemos descubierto un error en su nueva solicitud de inscripción. Por favor, inténtelo de nuevo en unos minutos o envíelo a [email protected]

Suscríbete ahora a Ingenieros & Arquitectos

Recibe las novedades en tu inbox!