Con el incremento de la digitalización del sector de la construcción y de la demanda de proyectos realizados con Building Information Modeling, la empresa necesita una adaptación interna y una remodelación institucional que corresponda con la estrategia que implica la transformación a BIM.

La organización que adopta la metodología BIM debe entender que la productividad del empleado, es decir, los resultados que éste aportará dependerá de cómo se le motive; por ello, es vital que los líderes del proyecto definan los roles y responsabilidades de cada trabajador y se lo notifiquen. Además, en un proceso de transformación a BIM, los arquitectos e ingenieros involucrados en un proyecto con esta metodología deben entender la eficacia de esta metodología: sostenibilidad, ahorro de tiempo y costes, trabajo colaborativo realizado en tiempo real, detalle de los materiales y presupuestos, eliminación de errores y una mayor eficacia.

Los 4 valores ineludibles

Además, para que la transformación a BIM en la organización sea eficaz, debe tener un proceso gerencial regido por los siguientes valores

 

Toma de decisiones: La organización necesita mirar hacia el futuro y prever las tendencias y acontecimientos que puedan influir en el proceso de trabajo. Es necesario definir las metas, los objetivos y los caminos a recorrer para tener éxito en cada proyecto relacionado con la transformación a BIM.

Coordinación: Después de definir las metas y planes para el proyecto, el BIM Manager debe organizar los recursos humanos y materiales necesarios para alcanzar los objetivos establecidos. Además, es necesario coordinar el flujo de trabajo, es decir, el papel de cada persona y su desempeño en el proyecto. Este punto es imprescindible para el éxito.

Liderazgo: El BIM Manager debe entender las habilidades de cada empleado e influir en ellos para alcanzar los propósitos específicos de cada proyecto. El líder debe hacer entender que cada miembro de la organización debe trabajar colaborativamente de acuerdo a las metas definidas. El liderazgo tiene la función de unir eficacia y eficiencia a través de la administración de los esfuerzos individuales de cada uno para alcanzar, en grupo, los objetivos del proyecto.

Control: Este punto implica monitorear el progreso de la transformación a BIM para que éste sea exitoso. El control es esencial para que todo el proceso se desarrolle según lo previsto y para prever y evitar errores y malentendidos. Esto significa medir el desempeño de un proyecto BIM y compararlo con otro para estudiar la evolución de la implementación de BIM en la organización. Alguna de las medidas de control pueden ser el tiempo invertido en el proyecto, las horas de trabajo de cada empleado y la inversión financiera (ahorro de costes).

La transformación pasa por la RE(definición)

Esta estrategia debe ir alineada, a su vez, con la definición de la cultura institucional, sin olvidar que BIM determina, no sólo la forma como el negocio y los empleados se organizan, sino también cómo la empresa se posiciona en el mercado. Así, la transformación a BIM debe estar presente en sus ideales y valores.

En su proceso de transformación a BIM, la organización debe tener en cuenta los siguientes pasos:

  • Redefinir sus valores.
  • Transformar sus valores en acciones:
    • Entrenando al equipo.
    • Adquiriendo licencias de software para el equipo.
    • Renovación de los Hardware.
  • Construir un equipo coherente.
  • Monitorizar todos los cambios que afectarán a la organización.

La cultura de una organización exitosa en el sector AECO, teniendo en cuenta la metodología BIM y el mundo en el que vivimos, debe estar compuesta por valores como:

Confianza: Este valor se va consolidando a través de los proyectos, es aquel sentimiento que se va adquiriendo y asegurando con prácticas cotidianas dentro de la organización.

Seguridad: Son las creencias, reglas, normas, prácticas de trabajo y actitudes compartidas por los empleados y/o participantes en un proyecto constructivo. Es lo que la organización debe asegurar y hacer que se asegure. Para una buena cultura de seguridad es necesario involucrar a los empleados y pedir sus feedbacks, para que así los riesgos sean remediados.

Pertenencia: Hacer que el empleado sepa que es una pieza clave en la empresa y en sus proyectos.

Compromiso: Es la producción y realización de tareas de acuerdo con los propósitos de la organización.

Diversidad: Construir equipos multiculturales y con backgrounds profesionales distintos y complementarios, que trabajen de manera integrada, armónica y colaborativa.

Diferenciación e innovación: Trabajar lo que hace distinta tu organización, aquellos aspectos por los que un cliente escogería tu servicio. Valores como la diferenciación y la innovación harán que los clientes escojan nuestro servicio, frente a la competencia, pero también que los empleados quieran trabajar en la empresa. La innovación tecnológica y la digitalización que significa BIM, es un gran atractivo y un indiscutible elemento de diferenciación.

Inquietud: Es estar siempre en movimiento, es la búsqueda de más conocimiento, es perfeccionamiento y encuentro de nuevas soluciones para antiguos problemas.

Ambición: Trazar las metas y objetivos, contratar empleados, organizar flujos de trabajo y coordinarlo todo para que la empresa sea cada vez más productiva y traiga mejores resultados.

Además, para que una organización sea exitosa en su transformación a BIM, debe tener una estructura jerárquica y colaborativa bien definida, así como unos procesos de trabajo fluidos y determinados, además de disponer de recursos tecnológicos de última generación  al servicio del desarrollo del potencial de las personas.

Master-BIM-Manager

Gracias por inscribirte. Comenzarás a recibir nuestras novedades en tu bandeja de entrada
Parece que hemos descubierto un error en su nueva solicitud de inscripción. Por favor, inténtelo de nuevo en unos minutos o envíelo a [email protected]

Suscríbete ahora a Ingenieros & Arquitectos

Recibe las novedades en tu inbox!