El asunto que se intenta tratar en este “artículo” es de escaso, más no inexistente, contenido técnico pero que genera, a mí en lo particular, mucha incertidumbre y lo que denomino “cortos circuitos” en un proceso de análisis y de determinar aspectos técnicos. Se tratan de las tres palabras que titulan el presente: MORTEROS, GROUTS Y MICROCONCRETO, en orden cronológico de aparición.

La palabra “MORTERO”, cuando la vinculamos con los materiales y la industria de la construcción es aquel material que se genera de la combinación del cemento portland (cualquiera sea su tipo),  arena y agua, esto en su condición más básica y conocida en todos los países de habla hispana. Es utilizado desde tiempos ancestrales como material de pega de bloques de diferentes tipos desde piedra hasta arcilla y además se utiliza exhaustivamente como recubrimiento primario de paredes, muros, fachadas etc., en edificaciones en general. Hasta aquí todo marcha bien para el entendimiento y la comprensión del material.

En los albores de principio del siglo pasado, comienzo de los 1900, cuando ocurre la gran revolución industrial, sobre todo el auge y crecimiento de la industria pesada, sobrevienen aspectos de patologías que se presentan fundamentalmente en las bases o fundaciones de los grande equipos, componentes de los diversos
sistemas de producción, reflejadas estas patologías en roturas y fallas en las fundaciones y sobre todo
en la fractura de los morteros utilizados como rellenos entre la base metálica de dichos equipos y
la fundación.

Ante la alta ocurrencia de esos hechos patológicos una empresa denominada “Master Builders” división del conglomerado gigante Martin Marietta en los EE.UU, desarrolla un mortero muy especial, que posee dos características importantes: una que de muy alta fluidez y la otra que es fundamental, sobre todo para la época, es que no retrae, o lo que también se denomina de retracción compensada.                  Situación que los morteros tradicionales generan una retracción natural tanto es así que en ese momento no existen estándar para evaluarlos ni clasificarlos, la ASTM deberá recurrir con el pasar de los años a los estándares utilizados primeramente por la empresa que lo desarrolló y luego al Cuerpo de Ingenieros de los EE.UU que los asimiló

Este nuevo desarrollo la empresa lo denominó “GROUT”, que tiene como traducción “MORTERO”, pero haciéndolo diferenciar por su uso y desempeño al tradicional mortero ya conocido, estas modificaciones se basaron inicialmente en mejoras sustanciales en el tipo de agregado fino, sus granulometrías, aditivos controladores de la retracción y plastificantes o reductores de agua para mayor fluidez.                                             En la actualidad se conoce como un proceso de “GROUTING” a la colocación de este tipo de mortero en base de asiento de equipos, en ductos de cables de tensado, en anclajes atirantados, en relleno de espacios entre las paredes de los túneles y las conchas prefabricadas de sostenimiento y también en el apoyo de las planchas de columnas metálicas en estructuras.

Adicionalmente y debido al avance en el tiempo de los desarrollos de los aditivos químicos, de las adiciones puzolanas, aunado a la aparición de las mayores exigencias en las condiciones de uso y de exposición a que se hallan sometidas las obras civiles en general, la tecnología incorporará mejoras en los componentes de los morteros. Tomando como base los cementos adicionados con puzolanas y otros tipos de cementos especiales que le van a conferir a los morteros desempeños especiales, con la incorporación, mencionado anteriormente, de aditivos químicos que igual aportan características y prestaciones mejoradas en su comportamiento

La adición en forma de fibras de diversos tipos (nylon, vidrio, polipropileno, metálicas, etc.) que sustituyen a las utilizadas en aquellos tiempos ancestrales, se producen cambios sustanciales en los morteros para poder acometer trabajos de reparación, rehabilitación y recuperación de elementos estructurales con altos desempeños en sus características y propiedades, obligando a incorporar otra clasificación denominada MORTEROS DE ALTO DESEMPEÑO o MORTEROS DE REPARACIÓN ESTRUCTURAL.

¡Y he acá!, cuando desde hace unos años, en lo personal no poseo la data exacta pero podrían ser cerca de 15 a 20 años, aparece en el área acuñado, vayamos a saber por quién, el término “MICROCONCRETO o MICRO HORMIGÓN”Para ser honesto, cuando leí por primera vez el término me generó un “corto circuito”, porque traté de asociarlo en alguna forma con lo que venía ocurriendo en esos momentos con los avances tecnológicos y la NANOTECNOLOGÍA, por lo que mi primera la asociación fue con un tipo de concreto visto a través del microscopio. Procedo a indagar y halló, después de leer y estudiar muchos trabajos y artículos relacionados, que el mencionado MICROCONCRETO es solo un MORTERO DE USO ESTRUCTURAL !Total y absoluta decepción!

Creí que me había perdido algo fabuloso, conste que llevo como 40 años lidiando de alguna forma con morteros y concretos, aunque eso no me hace un gurú del mismo, he tratado y sigo tratando de entender estos dos materiales, que poseen un gran nivel de complejidad y que unido al hecho cierto de su característica probabilista los hace muy incomprendidos.                                                                                                                                                   Mi decepción se debe precisamente a que alguien descubrió “el agua tibia” e incorporó un término que a mi escaso entendimiento, causará más entuertos e incomprensiones que satisfacciones y conocimiento además de que hablar de microconcreto e inclusive microhormigón va en contra de su esencia ya que para denominarse concreto u hormigón debe poseer agregados gruesos, o sea, de tamaños que difícilmente los pudiéramos ubicar como MICROS.

Quiero hacer énfasis en separar lo que se viene tratando en este artículo y en los productos que han aparecido en el mercado con esa denominación, dirigidos hacia la elaboración de acabados superficiales de bajo espesor de pisos, cocinas, baños, etc, con modificaciones a base de polímeros y un manejo complejo en su colocación, lo que indudablemente hacen más controversial el tema que abordó.

Yo en lo personal continuó suministrando a mis alumnos la información que considero más adecuada y comprensible sobre la clasificación de los morteros a base de cemento hidráulico como sera la siguiente: Morteros de pega tradicionales (Friso, pega bloques, cerámicas, tabiquería), Morteros modificados con polímeros (Reparaciones cosméticas, autonivelantes, hidrófugos, etc.), Morteros de reparación estructural (Fluidos, tixotrópicos) Grouts (Morteros de nivelación de equipos y elementos confinados)

“No hay como pretender descubrir algo que existe para complicar más el entendimiento”              H Fuchs 2018

Traté de buscar una frase dicha por una celebridad que le diera fuerza a lo que quiero trasmitir y al no hallarla recurrí a mi imaginación.

 

 

 

 

No Hay Más Artículos