El proceso de relanzamiento económico de Italia después de la emergencia sanitaria Covid-19 (DL n.34 2020) involucra un plan de renovación del patrimonio arquitectónico existente, en cuanto el sector de la construcción mueve el 25-26% del Producto Interno Bruto del país. En este sentido el gobierno italiano propone una deducción fiscal del 110% para todos los procesos de mejora energética que se realizarán desde Julio de este año hasta el 31 de Diciembre del 2021. De modo particular estarán contempladas en el “ecobonus” algunas intervenciones de recalificación energética, de reducción del riesgo sísmico, de instalaciones fotovoltaicas y de columnas para cargar los coches eléctricos.

Las intervenciones relacionadas a la recalificación energética de los edificios existentes y que pueden acceder a la deducción fiscal o ecobonus son:

  • Aislamiento térmico de las superficies verticales opacas y horizontales (losa) con una incidencia mayor del 25% del envolvente del edificio. Gasto máximo: 60.000 euros por departamento o unidad inmobiliaria.
  • Sustitución de las instalaciones para la climatización invernal con plantas centralizadas para la calefacción, refrigeración y producción de agua caliente sanitaria (en el caso de condominios). Gasto máximo: 30.000 euros por departamento.
  • Sustitución de las instalaciones para la climatización invernal con plantas para la calefacción, refrigeración y producción de agua caliente sanitaria (vivienda unifamiliar). Gasto máximo 30.000 euros por edificio.
  • Todas las otra intervenciones de recalificación energética (como por ejemplo la sustitución de ventanas y la instalación de paneles fotovoltaicos) están incluidas en el bonus si se realizan en conjunto con uno de los anteriores puntos. Gastos impuestos por el Art. 14 DL 63 2013; depende del tipo de intervención extra.

La primera y más importante de las condiciones que la normativa italiana exige para poder beneficiar del ecobonus 110% es el aumento de la eficiencia energética del edificio objeto de estudio. En este sentido las intervenciones que se realizarán sobre la edificación existente deberán garantizar la mejora de por lo menos dos clases energéticas del rendimiento del mismo. Si por ejemplo una obra está clasificada en clases energética C, deberá, después del proceso de recalificación subir a la clase A.

¿Entonces cómo se estructura el proceso de recalificación energética de los edificio existentes?

La primera etapa consiste en el diagnóstico energético del edificio, a través del análisis de las características morfológicas-tipológicas, del sistema técnico-constructivo, de la tipología de las instalaciones y de los vínculos normativos del edificio (mayores en el caso de edificios ubicados en el centro histórico o en áreas protegidas desde el punto de vista paisajístico).

De modo particular dichos análisis permiten entender cuales son las principales motivaciones de los gastos energéticos de los edificios por medio de la definición del estado del arte sobre:

  • Puentes térmicos del edificio (se realizan termografías).
  • Rendimiento térmico de los materiales.

Mediante este proceso se puede obtener la evaluación de las posibles intervenciones de la mejora energética entre cuales:

  • Mejora de las instalaciones.
  • Mejora del evolvente (aislamiento térmico). Imagen 1-2
  • Mejora del confort habitacional.

(Imagen 1: Ejemplo de aislamiento de la losa de un edificio ubicado en Verona. Proyecto realizado por: Arq. Andrea Ronca)

Ecobonus

(Imagen 2: Ejemplo de aislamiento de la mampostería de un edificio ubicado en Verona. Proyecto realizado por: Arq. Andrea Ronca)

Además, en esta primera etapa, se tiene siempre que evaluar la sostenibilidad económica de las intervenciones que se realizarán; el comportamiento de los nuevos materiales en la relación a los materiales existentes y la durabilidad de los mismos. En este sentido la decisión de los materiales tiene que ser realizada en base a su ciclo de vida completo (Life Cycle Assessment) con la finalidad de respetar los criterios ambientales mínimos impuestos por la normativa que regula el ecobonus 110% (ART. 119 C.1 lett. A), entre cuales:

  • Desensamblaje (para facilitar la recuperación de materiales): > 50% de los materiales utilizados.
  • Materiales reciclados: > 15% sobre el peso de los materiales utilizados.
  • Aditivos (cadmio, plomo, mercurio): < 0,01 % sobre el peso de los materiales utilizados.

Estos criterios deberán ser comprobados, en la etapa final, por los certificadores ambientales que redactarán los relativos certificados de los materiales de proyecto. (CE, EPD Italy).

Después del estudio preliminar, en la segunda etapa, se realizarán las láminas de proyecto con las intervenciones necesarias indicadas para la mejora de la eficiencia energética con un enfoque particular hacia el diseño ejecutivo para que las empresas constructoras puedan operar correctamente y garantizar la calidad del proyecto.

Ecobonus
(Imagen 3: Ejemplo de detalle ejecutivo de un edificio ubicado en Verona. Proyecto realizado por: Arq. Andrea Ronca)

Como se ha comentado anteriormente, para poder beneficiarse del ecobonus 110% se necesita demostrar la mejora de por lo menos dos clases energéticas del edificio objeto de intervención. Este proceso tiene que ser avalado por la certificación APE (en italiano “Attestato Prestazione Energetica”) que tiene que contener:

  • Los datos generales del edificio.
  • La tecnología constructiva de la envolvente del edificio.
  • Los datos de indicadores
  • Estudios de las instalaciones
  • Las tipologías de intervenciones de mejora energética
  • Los datos de la transmitancia térmica de los muros, losas, techos y ventanas.(Antes y después de la recalificación energética)

Para poder determinar la transmitancia térmica del evolvente sin conocer los componentes específicos (edificios existentes de antigua construcción), se puede:

  • Realizar un análisis morfológico-tipológico con la finalidad de deducir su composición por medio de una comparación con edificios de la misma época y tipología arquitectónica.
  • Realizar una perforación en el muro.

Por lo tanto, mediante esta certificación, el técnico encargado deberá demostrar la mejora de la calidad energética del edificio.

Ecobonus

(Imagen 4: Ejemplo certificación energética APE de un edificio ubicado en Verona. Proyecto realizado por: Arq. Andrea Ronca)

Desde el punto de vista económico, para todos aquellos que decidirán utilizar el econbous 110% están contempladas tres modalidades para beneficiar del crédito:

  • Uso directo del crédito por parte del contribuyente. El bonus puede ser dividido en cinco plazos anuales y compensa la declaración a la renta.
  • El crédito puede ser cedido a la empresa que realizará el trabajo.
  • El crédito puede ser cedido al banco.

No obstante el banco y las empresas no tienen la obligación a aceptar la cesión de crédito.

Autora: Luna Cara.

Gracias por inscribirte. Comenzarás a recibir nuestras novedades en tu bandeja de entrada
Parece que hemos descubierto un error en su nueva solicitud de inscripción. Por favor, inténtelo de nuevo en unos minutos o envíelo a [email protected]

Suscríbete ahora a Ingenieros & Arquitectos

Recibe las novedades en tu inbox!