Estudiar online empieza a ser la opción preferida por el 49% de la población mundial debido al gran número de ventajas que ofrece, como la conciliación, el ahorro y la flexibilidad. Además, cada vez hay más opciones formativas online para distintos sectores, incluso para los técnicos y altamente especializados como la arquitectura y la ingeniería. 

La covid-19 introdujo el teletrabajo e impulsó de forma forzosa la digitalización en todas las áreas de nuestra vida. Esto también afectó de forma directa a los centros educativos, quienes tuvieron que adaptarse a las nuevas circunstancias. Mientras tanto, las instituciones que ya eran nativas digitales comenzaron a vislumbrar una tendencia al alza que se ha mantenido incluso años después de la pandemia. 

Los números indican que cada vez son más las personas que deciden formarse online para desarrollar las habilidades necesarias en el cambiante y exigente mundo laboral actual. Concretamente, se espera que el mercado del e-learning crezca un 9,1% anual hasta 2026 y alcance los 337 mil millones de dólares, según datos de Syngene Research de 2019.

A pesar del impulso de esta tendencia, algunos sectores de la población siguen teniendo cierta reticencia a la formación online por miedo al aislamiento social o por la creencia errónea de que la educación online es menos práctica o adecuada que la presencial. Lo cierto es que el 70% de los estudiantes considera que las clases online son mejores que las tradicionales, según un estudio de la Universidad de Potomac (Washington, EE.UU.).

¿Qué es lo que lleva a los estudiantes a realizar tales afirmaciones? O, ¿por qué  el 77% de los líderes académicos concuerdan que la educación online es igual o superior a la tradicional (Forbes)? 

En este artículo vamos a intentar averiguar las razones que motivan al 49% de estudiantes de todo el mundo a estudiar online (Statista). 

Las ventajas de estudiar online


Estudiar online permite formarse en cualquier dispositivo, momento y lugar (Pexels).

1. Mayor conciliación con la vida personal y laboral

La conciliación de la vida laboral y familiar sigue siendo una asignatura pendiente en la mayoría de países. Por ello, para muchos trabajadores parece misión imposible mejorar su formación a la usanza tradicional. 

En este contexto, la educación online se presenta como la mejor alternativa para impulsar la trayectoria profesional sin perjudicar al resto de áreas vitales y responsabilidades diarias.

Según un estudio de Brandon-Hall Group, el e-learning requiere entre un 40 y un 60% menos de tiempo que las clases presenciales, lo que significa que son más efectivas porque no requieren desplazamiento y porque ofrecen mayor libertad organizativa. 

2. Ahorro económico y sostenibilidad

Otro factor clave que hace que los estudiantes terminen decantándose por la educación online es el ahorro económico. Por norma general, los estudios online son mucho más asequibles que los tradicionales. Esta ventaja económica se da no solo por el coste del propio producto educativo, sino también por el ahorro en el transporte. 

Además, se ha demostrado que la educación online contribuye a la sostenibilidad. En datos, se utiliza un 90% menos de energía y se emiten un 85% menos de emisiones de CO₂ por cada estudiante online, si se compara con uno tradicional, según The Open University of Britain. 

Esto es así por varias razones: en primer lugar, no hace falta desplazarse ni en coche ni en transporte público. Asimismo, al estudiar en un entorno digital, se recorta el uso de papel, lo que reduce la huella de carbono. Por último, se limita el empleo de materiales como el plástico, el metal o la madera, al no tener la necesidad de construir un espacio físico. 

3. Máxima flexibilidad 

La educación online es sinónimo de flexibilidad. Permite tener todos los contenidos de la universidad en tus manos las 24 horas del día y en cualquier dispositivo. 

Con todo, posibilita estudiar al ritmo que cada uno necesita, con los días, horarios y pausas configuradas por el propio estudiante. Asimismo, esto invita al ambiente internacional, ya que los husos horarios no afectan de ninguna forma al ritmo de estudio. 

4. Atención personalizada

A pesar de que el miedo al aislamiento es uno de los factores que frena a algunos estudiantes, lo cierto es que las instituciones online disponen de tutores académicos que ofrecen una atención personalizada, resuelven dudas y acompañan al estudiante durante todo el proceso de aprendizaje. 

Por ejemplo, en ZIGURAT Institute of Technology, el proceso de atención personalizada se inicia desde el minuto uno en el que un estudiante pide información a través de los formularios. En ese estadio, el asesor más adecuado contacta con el interesado y tras el proceso de matrícula, tiene a su disposición un elenco de profesores, directores, coordinadores y tutores durante todo el programa. 

5. Trabajar de forma colaborativa en un entorno internacional

En relación con la flexibilidad y el contacto social, estudiar online abre las puertas a un entorno colaborativo global. Esto permite no solo prepararse para un mundo laboral cada vez más internacional y conectado, sino que también favorece un crecimiento personal al conocer nuevas formas de hacer y de pensar. 

¿Dónde estudiar online?


Hoy en día la oferta formativa online es amplia en muchos sectores. Sin embargo, hay otras áreas como la arquitectura, la ingeniería o la tecnología que tienen este abanico más limitado, ya que requieren de una formación muy especializada, técnica y práctica. 

A pesar de esta situación, existen instituciones como ZIGURAT Institute of Technology, que llevan más de 20 años formando a los líderes del sector AECO de forma 100% online. Así, ofrece másteres y posgrados con una metodología “hands on” en español, inglés y portugués.

En el campus online de ZIGURAT se pueden encontrar clases en directo y otros materiales para ampliar los conocimientos, licencias de softwares punteros, áreas de debate y trabajos colaborativos. Y todo, con un seguimiento completamente individualizado. 

¿Cómo estudiar online?


Para estudiar un máster o posgrado en ingeniería, arquitectura o tecnología online solo se necesita motivación, autodisciplina, un dispositivo y buena conexión a Internet. 

Si has decidido apostar por ZIGURAT Institute of Technology, empezar tus estudios online es tan sencillo como rellenar uno de los formularios y esperar la llamada de un asesor. Además, aunque el curso de tu interés ya haya arrancado, puedes apuntarte en cualquier momento, porque ZIGURAT ofrece un Bloque 0 con contenidos de nivelación para todos sus estudiantes hasta que comienza la próxima edición. 

No Hay Más Artículos