Los diferentes sistemas de clasificación de elementos de la construcción tienen una trayectoria larga pero no ha sido hasta los últimos años en que han empezado a tener una gran relevancia por parte de los agentes, sobre todo con la irrupción del BIM en los últimos años.

Origen y Evolución de los sistemas de clasificación 


El primer sistema de clasificación de referencia en el ámbito de la construcción nació en Suecia, en el año 1950, el denominado SfB. Posteriormente se han ido desarrollando varios sistemas inspirados en este: Masterformat, Uniformat,… etc. En la siguiente tabla se recogen los más significativos:

Año Nombre País Organismo Comentario
1950 SfB SE – Suecia
1963 Masterformat EEUU CSI
1976 CI/SfB UK RIBA Adaptación Británica de la SfB
1987 CAWS – Common Arrangement of Work Sections UK CPIC Se integró, posteriormente en la tabla J de la Uniclass
1992 Uniformat EEUU CSI
1993 CIB Master List UK CIB
1994 EPIC EU – Europa
1997 Uniclass UK CPIC
1999 Uniformat EEUU ASTM/CSI/CSC
2010 Uniformat CSI 2010 EEUU CSI
2010 Omniclass OCCS EEUU CSI
2013 Uniclass 2 UK CPIC
2015 Uniclass 2015 UK CPIC Compatibilidad COBIe – UK – 2012
2015 Uniformat II 2015 EEUU ASTM Norma E1557
2017 Gubimclass España Gubimcat
2020 SFC España RIH – Rail Innovation Hub Sistema de clasificación Ferroviaria

Con el desarrollo de la metodología BIM en los últimos años la necesidad de utilizar sistemas de clasificación ha cobrado más importancia. A partir del 2010 los sistemas de clasificación más importantes han sido revisados y evolucionados. Esta necesidad más allá del BIM, también ha venido motivada por la evolución de las normas ISO. La ISO 10006-2 “Organization of Information about Constructions works – Part 2: Framework for Classification of Information”, ha servido de referencia para la elaboración de la Omniclass y la Uniclass 2015, los sistemas de clasificación más usados en el ámbito internacional.

Si la herramienta principal de uso de la metodología BIM son los ordenadores y las aplicaciones informáticas, las máquinas para entenderse deben de tener un código que les permita comunicarse. Las máquinas carecen de la capacidad de interpretar sinónimos, expresiones coloquiales o diferentes términos en función del contexto en el que se utilicen. Es imprescindible acordar un sistema de identificación y clasificación para que los ordenadores se puedan entender, sin dar lugar a interpretaciones subjetivas.

Es necesario comentar que los sistemas de codificación alfa-numéricos permiten a las diferentes aplicaciones que gestionan bases de datos, de una manera fácil y rápida, insertar, extraer y organizar la información. Este es el principal motivo por el cual se utilizan números para codificar la información.

Características de los sistemas


Por definición, un sistema de clasificación es imperfecto. Y estos sistemas intentan plasmar en cierto modo las culturas constructivas de los diferentes lugares de origen. La forma de tipificar, gestionar y tratar definiciones constructivas en UK, no termina de encajar con la cultura constructiva de España, ni tampoco con la de EEUU.  Por lo que de entrada se puede comprender que cada “cultura” constructiva intente tener un lenguaje y  sistema más propio y natural a su forma de hacer

Los nuevos sistemas evolucionados a partir de la ISO (sobre todo Uniclass 2015 y Omniclass) se diferencian de los anteriores en que son sistemas multitablas que atienden a diferentes enfoques o características que un mismo objeto puede tener: fases, elemento, función, material, sistema…  con lo que un elemento se puede multiclasificar, y luego teniendo en cuenta los requerimientos de proyecto, se especifican utilizar más o menos tablas y el nivel de multiclasificación que finalmente deberán de tener los elementos que forman parte del modelo BIM. El mismo esquema de IFC admite diferentes valores en su parámetro IfcClassifactionReference, con lo que no existe problema alguno para poder cumplir con las directrices establecidas para el proyecto en cuanto a ubicar más de un valor de diferentes tablas del mismo sistema.

Es necesario tener en cuenta que dentro de una misma cultura constructiva y cumpliendo con la propia ISO, el sistema de clasificación también es un consenso, un acuerdo en donde los diferentes agentes establecen entre ellos un mínimo común denominador. Debemos de pensar que los diferentes usuarios y agentes, ven y observan el activo desde su óptica y su responsabilidad: construir, diseñar, operar, calcular, valorar… Cada uno de esos agentes tiene, por naturaleza,  diferentes necesidades de gestión. Pues bien,  el sistema tampoco les termina de encajar a la perfección para su cometido. Es misión imposible contentar a todos al máximo, pero si al menos “se pactan unos mínimos” el sistema puede ser mayoritariamente aceptado por la comunidad, y luego en base a él, cada agente podrá terminar de desarrollar otras especificaciones que acompañen al sistema para que encaje mucho mejor a sus necesidades. Por suerte en los modelos BIM, y sus previas prescripciones existe la posibilidad de establecer campos de usuarios con otro tipo de codificación que cumpla al máximo con las necesidades y expectativas.

Por otro lado, los sistemas de clasificación actuales han entrado de forma muy tímida (a pesar de las últimas revisiones) en cubrir y  definir aspectos que contemplen una infraestructura. Tanto Omniclass, Uniclass, Uniformat, Gubimclass … tipifican muy por encima los términos, definiciones de elementos y objetos de infraestructura que los agentes requieren para poder trabajar de forma exitosa, utilizando las nuevas tecnologías y la metodología BIM en sus proyectos. Es comprensible que esto haya sido así: utilización del BIM en los proyectos de Edificación siempre ha ido por delante.

En muchos casos, circulan clasificaciones propias de usuarios o clasificaciones “Beta” de algunos promotores en sus proyectos, de esta forma se establecen  esos mínimos de gestión para el proyecto a la espera de que se publique uno de referencia y a su vez sea aceptado por la comunidad.  

Esperemos que muy pronto, ya empiecen a publicarse estos sistema de referencia al menos para nuestro contexto (SCF – RIH, Gubimclass nueva versión con infraestructuras…).

La importancia de su uso


La necesidad de clasificar a la hora de desarrollar proyectos de infraestructura mediante metodología BIM tiene varios aspectos a tener en cuenta.

Un primer de ellos, es la importancia que tiene para un responsable BIM de proyecto (BIM Manager, o BIM Champion) en su uso como lenguaje especificatorio: gracias a la clasificación tiene un lenguaje mediante el cual puede especificar qué elementos se tienen que modelar, a qué nivel de desarrollo geométrico o nivel de información debe de estar (LOS asociado), quién es el responsable de su desarrollo, y a su vez en qué entregable se debe de ubicar.  De este modo el sistema  de clasificación sirve para poder establecer una comunicación entre las personas que forman parte del equipo de proyecto.

sistemas clasificación construcción

Tabla ejemplo de especificación

Por otro, lado y teniendo en cuenta este lenguaje: el propio responsable BIM o BIM Manager es el que posteriormente y gracias a la comprensión de las máquinas puede comprobar de forma rápida si se están cumpliendo las directrices de forma en los diferentes software de gestión y coordinación BIM:

sistemas clasificación construcción

Software de gestión y coordinación BIM

Teniendo en cuenta este aspecto, se debe de considerar que actualmente las diferentes herramientas de coordinación BIM  han nacido y se han desarrollado en un contexto de Edificación, con lo que en muchos casos tienen mecanismos para interpretar de forma rápidas  las  clase o tipo de elemento de IFC de edificación. El IfcColumn, el IfcSlab, IfcWindow… De esta forma, en proyectos de edificación llamar e ir a buscar a estos elementos es sencillo. 

Con el estándar actualmente usado de intercambio de información en el sector (mayormente IFC 2×3, y en menor medida IFC 4) todavía los elementos de infraestructura específicos no están contemplados ni tipificados, con lo que la gran mayoría de elementos actualmente se transmite con una clase genérica (IfcBuildingElementProxy). De esta forma, tener mecanismos en las herramientas que puedan llamar a la búsqueda del valor de la clasificación utilizada es la forma actual y viable de poder realizar esa gestión.  En infraestructuras, un modelo no clasificado puede limitar mucho su capacidad de gestión

Si por otro lado, tenemos en cuenta que BIM es, sobre todo es contempla la “I” como elemento fundamental y en cierto modo lo que se realiza es una generación y gestión de una base de datos, en los proyectos de infraestructuras tener un base previa de criterios para buscar información es sin lugar a dudas una necesidad imperiosa

Para desarrollar otros usos de BIM, como pueden ser el BIM 5D (presupuestos), planificación BIM 4D o mantenimiento, un criterio previo de encontrar los datos es esa clasificación. Luego, con otros criterios de consulta se podrán terminar de gestionar mejor la información y de forma más adaptada.

En definitiva, los sistemas de clasificación en el desarrollo de proyectos BIM de infraestructuras  ayudan a proporcionar por una parte las directrices de especificación necesarias para el consenso “humano”  y sobre todo una capa y un criterio de unidad mínima de gestión para las “máquinas”.

 

Autor: Agustí Jardí, director del Máster Internacional BIM Management en Ingeniería Civil. Infraestructuras y GIS.

No Hay Más Artículos